Über die Geniale Sandale

¡Libera tus pies!

Caminar descalzo

Cualquiera que haya caminado descalzo por la hierba sabe lo bien que se siente.

Cada pie tiene 26 huesos, que están conectados por 33 articulaciones y estabilizados por 20 músculos y 114 ligamentos. Hay más células sensoriales aquí que en nuestra cara.

O para citar a Leonardo da Vinci en este punto:

"El pie humano es una obra maestra de la ingeniería y una obra de arte".

Cuando encerramos nuestros pies en zapatos rígidos con suelas, tacones, contrafuertes o plantillas rígidas, impedimos su verdadera función: sentir el suelo y proporcionar información al cerebro.

La Geniale Sandale permite que nuestros pies alcancen todo su potencial mientras nos protege de piedras afiladas, resina, Lego, asfalto caliente y todos los demás argumentos por los que no se puede ir descalzo.

Foto-14.jpg

Al mismo tiempo se ve elegante, ¿lo mencionamos?

SOBRE NOSOTROS

¿Quiénes somos?


El cerebro detrás de la idea, los músculos detrás de la implementación y el alma del conjunto.

Y para no sonar tan distante:

En realidad, somos personas bastante normales que atan con entusiasmo las sandalias a los pies de otras personas.

Todo comenzó con Anika:

La idea

Por supuesto, no somos los primeros a los que se les ocurrió fabricar sandalias. Nuestra forma de encaje se basa en los indios tarahumaras de México.

Estos maestros de las carreras de larga distancia recortan sus sandalias de viejos neumáticos de coche y las sujetan a sus pies con largas correas de cuero de la misma manera.
Dado que los rarámuri, como también se les llama, a veces completan recorridos de más de 100 km con ellos, probablemente se pueda hablar de un concepto exitoso.
No utilizamos neumáticos de coche y en lugar de los cordones de cuero utilizamos un paracord más robusto, pero la sensación de correr es la misma.

(Posiblemente seas más rápido con las sandalias hechas con neumáticos de Ferrari, pero aún faltan los estudios necesarios).